Ese es el sueño que persigue Rojelio Nerón, intendente de Santa Victoria, hoy y como casi siempre, el pueblo mas castigado por la pobreza en Salta.
El intendente que se reconoce originario, de la etnia wichi, estuvo esta mañana en una reunión con el gobernador Sáenz y parte de su gabinete, donde el dialogo fue la mayor premisa.
“Tuvo voluntad de recibirme y escuchar las necesidades que tiene la gente de Santa Victoria”, dijo Nerón al dar su parecer del encuentro.
“No es de un día lo de cambiar la historia” por eso tengo esperanza de el gobernador, los legisladores y las autoridades nacionales nos van a acompañar” para cambiarla.